domingo, 23 de agosto de 2009

Los inicios

En 1975 aquí me inicié en el oficio de cirujano. Han pasado casi 34 años y esta maravilla arquitectónica sigue susurrándome en mi interior. Lo más insólito es que me siento del lejano pretérito y del presente al mismo tiempo, como si este lugar reviviese ahora mismo, ahora que nunca más albergará operaciones. He sido muy afortunado, mucho. La pátina existe y ciertos lugares tienen una forma de inteligencia misteriosa, no son simples piedras bellamente edificadas, y hablarán su lenguaje para siempre. Solo hay que saber escucharlos.