sábado, 22 de agosto de 2009


En este Mediterráneo todavía es posible encontrarse con Ulises y cambiar impresiones con él... pero no lo destruyamos más. Sería como perder una parte de nuestra anatomía.