lunes, 26 de diciembre de 2016

Navidad



Resultado de imagen de estrellas de navidad



Se veían menos estrellas iluminadas en las fachadas, menos árboles navideños tras los cristales de las ventanas, menos iconos propios de estas fechas por doquier. De eso me percaté, misteriosamente, cuando emprendí el viaje de regreso por la autopista, en la oscuridad de las últimas horas de la tarde. Con cierta inquietud me puse a reflexionar mientras avanzaba con precaución a través de la niebla.

"Se están perdiendo las viejas tradiciones". Tal vez. "El ambiente y las circunstancias arremeten contra los símbolos inmemoriales". A lo mejor. "El imperio de los sentidos triunfa sobre la esencia espiritual de estas fiestas". Resulta preocupante, pero puede ser. "Alguien o algo quiere hacer limpieza de los más clásicos sentimientos de una cultura". Es posible. "El mensaje de los símbolos espirituales se está desvaneciendo".  También.

Al pasar por un paraje solitario, en la negrura de la noche, divisé una casa no alejada de la carretera que lucía un gran estrella de bombillas a la que seguía una desvencijada estela de colores. "Mira, pensé, aún queda alguna señal inequívoca de que estamos en Navidad". Rebasé el edificio y comprobé que se trataba de un puticlub, a pleno servicio, o de guardia.

Volví a concentrar mi vista en la conducción, moderando la velocidad y encendiendo las luces antiniebla. Recordé  qué, otros años, el viaje estaba cuajado de luces conmemorativas por doquier. Pero este año no. ¿Qué estaba sucediendo? No encontré más que conjeturas dispersas.

"Hay quiebra de sentimientos clásicos". Tal vez. "Parece el pródromos de una inquietante pandemia psicológica que ya asoma en el horizonte" A lo mejor. "Tampoco en mi casa hemos derrochado ornamentos para la ocasión, y eso es que yo también estoy contaminado por ese amenazante síndrome". Resulta preocupante, pero puede ser.  "La Navidad declina, una nueva etapa se aproxima irremisiblemente". También."Se cierran épocas y comienzan otras que no llaman antes de entrar". Es posible." El olvido de lo entrañable es una premonición inexorable de grandes cambios" Así es.

Avancé unos cuantos kilómetros sin volver a reflexionar. puse música, y al llegar al desvío que me llevaba hasta mi casa me hice la última pregunta. ¿Qué significa todo esto?