sábado, 15 de junio de 2013

Democracia.0





         Habrá que hacérselo mirar. La Democracia.0 no funciona. Puede que Churchill tuviera razón con aquello de que a pesar de todo es el mejor de los sistemas políticos, pero  el estadista era un hombre inglés que fumaba excelentes puros habanos donde le venía en gana. Ahora la cuestión de fumar es distinta, en aras a la perniciosidad broncopulmonar, coronaria, y ecologista.  Hemos pasado de un crimen pasional al año ,detallado por El Caso, a sesenta y tantos por violencia de género (qué melifluidad para llamar a un crimen). Hemos pasado de media docena de grandes corruptos y favorecidos por el viejo Régimen a más de 6000, conocidos, y al menos otros tantos desconocidos. Hemos pasado de una escuela adusta, pero efectiva laboralmente, a un 30% de fracaso escolar y a una legión de jóvenes sin empleo ni oficio ni beneficio. Y sobre todo, hemos perdido màs del 88% de alegría, exactamente el mismo porcentaje de la Deuda en relación al PIB. Desastre total.

         El país se ha vuelto confuso, maquinero, maquinador, muy tosco, mucho más que en aquellos tiempos, y ya  es decir. Los proxenetas de la Libertad (contertulios radikales, plataformistas, y pseudoprofesores izquierdistas o ciudananistas) campan a sus respetos exigiendo unas utopías más cercanas al misticismo teresiano que a cualquier análisis objetivo basado en  evidencias. Me recuerdan a aquellos predicadores dominicales de antaño que daban recetas de cocina en la pre-cuaresma para evitar que un despiste culinario hiciese incurrir a una familia entera en el pecado, es decir que por añadir un hueso de ternera al caldo de verduras, un viernes, te jugases una eternidad abrasándote en el infierno. Pues algo así. Son así de simples.

      Y la perspectiva, el futuro, no es tan incierto. A corto o medio plazo seguirá todo igual. Ricos de solemnidad manejando el cotarro, como siempre, abriendo sus bocas de perlas blancas para “quejarse” espúreamente. Remunerados de la Administración, un impresionante ejército que cobra puntualmente con media paga extra menos, murmurando en foros, bares y terrazas de lo mal que están las cosas. Subsidiados adaptados a la justeza que siguen abonados a Gol TV aunque tengan poca liquidez. Inmigrantes a la espera de volver a la sabana africana. Jóvenes, la generación mejor preparada de la historia, con pantalones llenos de chinazos y haciendo botellón. Neurásténicos o afectos del síndrome de Munchausen reclamando independencia.  Y políticos, políticos, bien pagados, bien follados, bien transportados en clase business. Defraudadores, centrocampistas, abanderados de la marca España, traficantes de armas, de droga, jueces estrella languideciendo en un marxismo multiorgásmico, hermanos del hermano de un Consejero autonómico, hijos nietos y de más familia, todos revueltos en el merengue.

           
            Qué distinto sería si por tanto mal se pagase en justa proporción, sin garrote vil y sin infierno, pero en el purgatorio de Alcalá-Meco (oportunidad para reactivar la Construcción en España mediante un macroproyecto carcelario). A un año de condena (cumplimiento íntegro de la  misma) por millón robado, y es una propuesta generosa, razonable, y aplicando una doctrina progresista.